Menú principal

Hacia un transporte urbano sostenible

transporte urbano

En el seno de la Unión Europea se están desarrollando un buen número de iniciativas orientadas a promover unos medios de transporte por carretera más sostenibles, primero en los entornos urbanos y, más a largo plazo, para trayectos interurbanos y transfronterizos. Las medidas tomadas por las autoridades comunitarias también buscan ir reduciendo progresivamente los elevados niveles de dependencia energética del viejo continente con el crudo de fuera de las fronteras de la UE.

La iniciativa Zero Emission Urban Bus System (ZEUUS) se mueve en esta línea de combinar eficiencia, respeto al medio ambiente y ahorro energético para todos los estados miembros. Diferentes demostraciones están teniendo lugar en ciudades europeas. El objetivo es conseguir que en un horizonte relativamente razonable de tiempo, la práctica totalidad de los autobuses urbanos en Europa puedan ser alimentados de manera exclusiva o prácticamente exclusiva con energía eléctrica.

Estas pruebas servirán como piedra de toque inicial de este proyecto. Los tests, que se desarrollan en grandes ciudades como Glasgow, Londres, Cagliari, Barcelona, Estocolmo o Bonn, permanecerán activos hasta 2017. Este proyecto cuenta con un presupuesto total para todo su desarrollo de más de 22 millones de euros y se lleva a cabo en el marco del Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (7PM).

Este proyecto es una muestra de colaboración pública y privada en el marco de una búsqueda de una mayor eficiencia y relación sostenibilidad-precio del transporte público europeo. En este sentido, en la iniciativa ZEEUS participan hasta 40 socios entre los que se encuentran entidades y empresas tales como la Universidad Politécnica de Cataluña, Endesa, Volvo, Skoda, Eurelectric o Vatenfall.

En la actualidad, más del 95% de los autocares que operan en Europa, tanto para traslados urbanos como interurbanos o realizados a nivel internacional, emplean combustibles fósiles. El escenario ideal en el que se mueve la Unión Europea pasa por lograr que el sector del transporte por carretera, tanto mercancías como pasajeros, logre reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para el 2020 hasta un 20% por debajo de los niveles que se registraban en el año 1990. Estas son, al menos, las directrices que marca el Libro Blanco del Transporte.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>